E N | PT

 

 

Los cultivos de largo plazo son cultivos en los cuales la cosecha se hace una vez al final de temporada como, por ejemplo, judías secas, calabaza, boniato, etc. Son espacios que requieren poco mantenimiento en los que no es necesario intervenir constantemente.


La estructura es permanente. Usamos camas ligeramente elevadas con orientación norte-sur para delimitar la zona de cultivo y evitar también la tendencia que existe a inundarse en época de lluvia. Actualmente, el acolchado lo efectuamos con cartón sin tinta cubierto de paja o heno. El sistema de riego es por goteo con controlador electrónico.

 

Las huertas de largo plazo están situadas en la zona 2, donde también se sitúa el bosque comestible. La tendencia es hacer de estas huertas un espacio agroforestal. Para ello, el diseño prevé la intensificación de árboles y arbustos comestibles en el espacio destinado a huerta, tal como especies de soporte – sacrificiales (de crecimiento rápido y fijadoras de nitrógeno). Además, la integración del bosque comestible y la huerta nos da la oportunidad de poner en práctica las técnicas de Robert  Hart, pionero de los bosques comestibles en zonas templadas, y Ernst Gö tsch, padre de la agricultura sintrópica o agrofloresta. Con ello, los cultivos hortícolas se benefician de la intensificación de especies perennes y nativas y del chop-and-drop (podar y dejar en el suelo) de los árboles de soporte para incrementar el acolchado, tal como la integración de los restos de las plantas que no se comen en la huerta, devolviendo los nutrientes al suelo. Los árboles posibilitan así mismo, espacios protegidos del viento, la infiltración de agua a través de su estructura reticular y el bombeo a la superficie de minerales de las capas más profundas. En resumen, se trata de aplicar los mismos principios del bosque comestible y de la propia naturaleza, de la sucesión natural y de la sucesión ecológica.

 

Estos procesos tienden a producir modificaciones positivas en el ecosistema, con el aumento de la biodiversidad, mejora de la estructura edáfica, mayor retención de nutrientes del suelo y modificación en el microclima, con el aumento de la humedad relativa y favorecimiento del ciclo del agua.

 

La integración de árboles y huerta no es un tema nuevo, teniendo por el contrario una larga historia de éxito que sólo ha sido despreciada debido a la llegada de la mecanización faustiana de la agricultura, uno de los mayores fraudes de la historia. No olvidar que en la verdadera agricultura los cultivos tienen que dejar el suelo mejor de lo que se encontró, al contrario de lo que ocurre incluso en la agricultura ecológica a base de insumos orgánicos, que lo que hace es mantener la vida de forma no natural.


Cuidados de largo termo

/album/cuidados-de-largo-termo/cimg5053-jpg2/
/album/cuidados-de-largo-termo/cimg5055-jpg2/
/album/cuidados-de-largo-termo/cimg5059-jpg2/
/album/cuidados-de-largo-termo/cimg5171-jpg2/

—————